Sin-sentidos: ¿a qué sabe un huevo duro?

Sin-sentidos: ¿a qué sabe un huevo duro?

Imagen | Laura Árbol 

El huevo, ese elemento imprescindible de naturaleza camaleónica.

Sus sabores nos informan de un estado de ánimo, nos cuentan una historia.

Con los ojos cerrados y un tenedor en la mano, me rindo a esta pieza turgente y ovalada que brilla sin brillar.

Trae texturas encontradas, suavidad y firmeza frente a una masa sabrosa.

Toques de sal, otros de azufre, el perfume del acompañante.

Discreto y elegante, presente sin molestar.

 

Leer más en HomoNoSapiens |El lector impaciente

Categorías: Literaria

Sobre el autor

Gabriela Hidalgo Caldas

Graduada en Psicología por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED). Centrada en la relación entre la salud del aparato digestivo y el estado emocional, prima la visión holística del paciente. Reside en Madrid.

¿Qué estás pensando?

Tu dirección de correo no será publicada con tu comentario.
Los campos requeridos están marcados*