Literaria

Volver a la portada de la web
Literaria

Una vida sin mí

Imagen | Rebeca Madrid 12.02.2000.- No creo en los fantasmas, pero hace tiempo que uno de ellos viene a visitarme. Llega siempre tarde, cuando llevo horas en el gabinete y Nuria duerme arriba, soñando seguramente con los hijos que nunca hemos tenido –Pablo, Luisito, Micaela–, todos esos niños que corren en sus sueños y juegan en ellos al escondite, y saltan, y se ríen, y nunca tosen o tienen fiebre. Como no creo en él, el fantasma desaparece a ratos;

Literaria

Ladera abajo

Imagen | Rebeca Madrid Recuerdo que por aquel tiempo éramos jóvenes, tan jóvenes en realidad que nuestros rostros de entonces se asoman ahora por el ventanuco de mi memoria con gesto burlón. La sangre nos ardía en todo momento y por eso, al poco de llegar, nos pusimos a partir leña (o a destrozarla) en medio de fuertes alaridos. El caserón estaba medio en ruinas, pero por todas partes resplandecía la primavera, y éramos jóvenes, y nada de lo que

Literaria

Un día en la granja de María

Imagen | Edurne Rivero La granja de María está situada en lo alto del valle de Soba, a unos diez kilómetros de Ramales de la Victoria. En este valle del sur de Cantabria, no importa si el día está soleado o nublado, como hoy, porque los campos aparecen por debajo de las capas de las nubes, y se puede apreciar su verde lozanía en amistad con cualquier clima. Al visitante acostumbrado a la urbe bulliciosa, pastar los sentidos aquí por unos

Literaria

BABAS

Imagen | Paula Sánchez Calvo Intimidad 1.f. Amistad íntima. 2.f. Zona espiritual íntima y reservada de una persona o de un grupo, especialmente de una familia.   Hoy Leo me ha cepillado los dientes. Ha utilizado un cepillo pequeño y cutrecillo que algún día formó parte de una habitación de hotel, lo ha sacado de su boca y lo ha frotado por mis labios, luego he sonreído y ha barrido mis paletas con una precisión alarmante para un niño de año y medio. Mientras masajeaba mis encías con las cerdas abría su boca como para mostrarme

Literaria Sin sentidos

Sin-sentidos: ¿a qué sabe la resignación?

Imagen | Laura Árbol  La resignación sabe como la PAZ, porque era necesaria. Sabe a caramelo, pero a esos grandes y cremosos que el abuelo llevaba en los bolsillos sin importar la predicción meteorológica. Tiene matices amargos, como el regaliz que no quisiste comer en tu cumpleaños pero que guardaste en el cajón del escritorio por si acaso. La resignación era tan importante en nuestras vidas que nos supo a gloria, a pan recién horneado relleno de nueces frescas. Cuando

Literaria Sin sentidos

Sin-sentidos: ¿cómo es el sonido de un cacahuete al rebotar contra su cáscara?

Imagen |Laura Árbol Érase una vez un pequeño y díscolo cacahuete. Pese a su apariencia normativa, éste no era un cacahuete común. Un saludable color tostado, una textura rugosa y turbadora, y un tamaño semejante al de sus compañeros de cuenco. Pero este especímen sonaba distinto, no era un ruido hueco el que emanaba de su interior. Cuando este fruto se agitaba, sonaban las maracas más rítmicas del sambódromo de Río. Un rugido de samba mecía al cacahuete entre sus monótonos

Literaria Monográfico Eutanasia y suicidio

Hilos

Imagen |Rebeca Madrid Permanece –¿permanecer?– la carne herida. Hay cicatriz.   Y la mente –¿la mente?– herida. ¿Herida? No, no hay herida. Si la hubiese habría sangre. Hay cicatriz. Tampoco. Si hubiese cicatriz sería evidente. No siempre se ven, dicen. Ciertas palabras se utilizan en vez de otras, dicen. Cuando hay palabras suficientes. Mejor cuando no hay cosa.   La mente acusa sentimientos: segrega. Hila. La mente, no. No hay. Sólo hay hilo. Saliva.   La boca seca. No hay