¿Esto es Hollywood? Sobre felicidad y escepticismo

¿Esto es Hollywood? Sobre felicidad y escepticismo

Stanley Cavell[1] es uno de los filósofos norteamericanos vivos con mayor predicamento. Llevando hasta sus últimas consecuencias la metodología que sugiere para la filosofía el último Wittgenstein, el Wittgenstein de las Investigaciones Filosóficas, Cavell no ha dudado en hacer del cine y en los hitos de su historia el hilo conductor de sus poliédricas reflexiones. Es más, se ha dejado seducir tanto por el profundo significado del hecho fílmico, que ha reivindicado incluso la idiosincrasia filosófica de un buen número de ejemplares de este fascinante producto cultural, enlazándolos con notable pericia con obras clásicas del pensamiento. En particular, en La búsqueda de la felicidad[2] se hace eco de una de las peores amenazas que pueden acechar al pensamiento filosófico: el escepticismo –especialmente en su vertiente moral. Cavell se ocupa en este libro interdisciplinar de siete películas representativas de la “comedia de enredo matrimonial”, como “La fiera de mi niña” o “Historias de Filadelfia”, rodadas en Hollywood en los años treinta del pasado siglo, aparentemente, como cuentos de hadas para hacer más llevadera la depresión económica tras el crack del veintinueve. Pero la investigación se hace más profunda, toca sensiblemente el alma de la teoría del conocimiento y el universalismo moral, y nombres egregios en el mundo del celuloide como Capra, McCarey, Hawks, Preston Sturges y Cukor se enredan de tal modo con las propuestas de Kant, Wittgenstein, Emerson, Thoreau, Rousseau, Freud o Lévi-Strauss, que podemos tener la sensación de habernos equivocado de número de teléfono. No, no se preocupen, es aquí. Cavell nos ofrece, sin titubeos, una revelación: el escepticismo moral en tiempos de crisis se cura con el matrimonio y los placeres sencillos de la vida cotidiana. Ahí es la nada.

¿Debemos vacunarnos contra el escepticismo, reivindicando el imperio de la razón o, tal vez, deberíamos dejarnos tentar por sus propuestas críticas? Espero que esto no se resuelva, como en Hollywood, a través de una confrontación entre solteros y casados. Como saben, el término “escepticismo” deriva del vocablo griego “skepsis”. Este último se puede traducir como indagación, especulación, y sirve para caracterizar a un sólido grupo de pensadores antiguos del período helenístico-romano entre los que cabe citar a Pirrón de Elis, Filón de Atenas, Enesidemo, o Sexto Empírico. Se trata, en principio, de mirar una cosa o un entorno, cuidadosamente, de mantener una pose vigilante y examinar atentamente lo que acaece antes de aventurarse a tomar cualquier decisión. Por este motivo, se suele decir que más que una doctrina bien perfilada, el escepticismo antiguo encarna una actitud, un talante cauteloso, a la par que beligerante frente a cualquier forma de dogmatismo, y una propensión casi enfermiza hacia la duda interminable, pues piensan que es imposible alcanzar y acceder finalmente a la verdad y a lo que las cosas son en sí mismas[3]. Fama tienen los escépticos de aferrarse a elaboradas disputas en las que se pueda mostrar, con argumentos juiciosos, la imposibilidad misma de toda discusión. De otro lado, conviene recordar la higiene intelectual que promovió el escepticismo renacentista y moderno al hacer de la duda el punto de partida argumentativo y metódico. No en vano, el genial poeta Jorge Luis Borges afirmó que la duda es uno de los nombres de la inteligencia. Así, el escepticismo fue utilizado en este contexto como certero ariete frente a la monolítica Escolástica medieval por ilustres polemistas como Francisco Sánchez y René Descartes (el primero, en defensa de la nueva ciencia, y el segundo en defensa de la nueva filosofía). La filosofía, en su integridad, se convirtió en la diana de los alegatos escépticos de Michel de Montaigne, y Pierre Bayle se atrevió a ampliar su objetivo, lanzando también sus críticas a la religión.

Aunque el escéptico constata el fracaso del pensamiento a la hora de encontrar un criterio de verdad, subraya su brillante conquista: “la liberación de la inquietud”, de ese desasosiego que genera con demasiada frecuencia la búsqueda vehemente de la verdad. La finalidad del sano ejercicio de la actitud escéptica es, por tanto, la conquista de la felicidad como “ataraxia”, de la tranquilidad del espíritu, de la ansiada paz interior, así como de la “metropatía” o moderación de las pasiones. Y como los escépticos dudan de la capacidad de los sentidos y de la razón para lograr el conocimiento de la naturaleza de las cosas, no hay otro camino para lograr la ataraxia que consagrarse a la skepsis, a la indagación. Dicha investigación o polémica implica la “refutación de la aprobación”, es decir, la crítica y rechazo de cualquier doctrina teórica o práctica, mostrando su inconsistencia, ofreciendo toda clase de dificultades y contraejemplos –sin necesidad de ofrecer una justificación de sus principios y condiciones, como sucede en las investigaciones socráticas y platónicas. Por consiguiente, la duda nos invita acto seguido a “hacer epojé” acerca de todo, a suspender el juicio y encogernos de hombros sobre lo que pudieran ser las cosas en sí mismas, gracias a una “equilibrada discrepancia”: tenemos que abstenernos de aceptar cualquier doctrina, dado que todas son igualmente engañosas, como se ha constatado en la exhaustiva refutación, y limitar nuestra atención a los fenómenos sensibles.

La picadura del tábano socrático queda aquí reducida a la de un mosquito venido a menos. Ello se debe a la intensidad y penetración de los argumentos escépticos a favor del relativismo, que conducen finalmente a la suspensión del juicio. Dichos argumentos recibieron el nombre de “tropos”, y puede el lector airearlos con provecho, de la mano del médico y filósofo escéptico griego Sexto Empírico[4], que vivió a finales del siglo II y principios del siglo III. Pero, como nos recuerda Anthony Quinton, el escepticismo general o absoluto es una especie de extravagancia dialéctica que origina molestas paradojas semánticas y que acaba refutándose a sí mismo. Así, la afirmación “no se puede conocer nada en absoluto” implica la afirmación absoluta de la verdad del principio escéptico mismo. En términos lingüísticos, nos encontraríamos con la paradoja de que la proposición “ninguna proposición es verdadera” es verdadera. Al parecer, el propio Pirrón de Elis fue consciente de ello y llegó a decir que dicho principio sólo debía sostenerse como “tentativa”.

En cualquier caso, la cuestión principal es si es posible que la falta de confianza en los sentidos y en la razón que provoca la suspensión del juicio, el hecho de que uno se sienta dichoso al saberse huérfano de la verdad, traiga la felicidad a nuestra vida mortal. La sospecha de Ortega y Gasset de que todo escéptico mantiene una verdad absoluta como supuesto, de manera consciente o inconsciente, proporciona al escéptico una seguridad psicológica en la que asentar su ataraxia[5]. El escéptico no está, por tanto, en la cuerda floja –mal que le pese- y su ardid epistemológico le anima a consagrarse a la duda, ese motor de la reflexión filosófica de los tiempos modernos. Por consiguiente, no se extrañará el lector de que me incline finalmente, con el ilustrado escocés David Hume, a recetar el escepticismo para su consumo en pequeñas dosis críticas, sin perder de vista el carácter problemático de la coherencia con nuestras creencias habituales, en aras de nuestra supervivencia. ¿Somos los humanos, en definitiva, animales coherentes? ¿Pueden la coherencia y la divina racionalidad colmarnos de la ansiada felicidad? A pesar de todo, ¿esto es Hollywood?

 

Leer más en Homonosapiens| ¿Estás tan seguro? ¿Estás tan segura?

Imagen| Cosmos (acrílico del propio autor)


[1]Nacido en 1926, hijo de emigrantes judíos,  comienza su andadura filosófica convirtiéndose, desde entonces, en fiel defensor de las tesis del discípulo de Wittgenstein, John Austin, quien nos anima a comprobar “cómo podemos hacer cosas con palabras”, dentro del marco general de la filosofía analítica y la filosofía del lenguaje ordinario, y de pensadores americanos de la envergadura de Emerson y Thoreau. Actualmente, es catedrático emérito de Estética y Teoría General del Valor en la Universidad de Harvard.
[2] Cavell, Stanley, La búsqueda de la felicidad. La comedia de enredo matrimonial en Hollywood, Barcelona, Paidós, 1999. Este filósofo se ha ocupado del cine también en sus libros The World Viewed y en Contesting Tears.
[3] A propósito del pensamiento contemporáneo, el filósofo de la ciencia venezolano Carlos Ulises Moulines hace buen uso de la depurada actitud del escepticismo a la que se alude, a la hora de formular su principio metafilosófico central, válido en cualquier contexto filosófico y científico en general –salvo en lógica y matemáticas, tal vez: el “Principio de la Relevancia de las Distinciones Graduales”. En su cara positiva, como claro antídoto frente al dogmatismo dice así: “Son filosóficamente relevantes las distinciones conceptuales que atienden sólo a diferencias de grado y no a diferencias absolutas en el objeto o dominio de estudio”. En su forma negativa, se enuncia de este modo: “Son filosóficamente peligrosas, y frecuentemente perniciosas, las distinciones conceptuales tajantes que pretenden determinar supuestas diferencias absolutas en el objeto o dominio de estudio” (Moulines, C.Ulises, Exploraciones metacientíficas, Madrid, Alianza Editorial, 1982, p.32).
[4] En Los tres libros de Hipotiposis Pirrónicas, Madrid, Editorial Reus, 1926. Una hipotiposis es una especie de “bosquejo”, un modo bien marcado y articulado de presentar un argumento o una serie de argumentos. Según Sexto Empírico, los dos tropos que resumen los formulados por Enesidemo, Agripa y otros ilustres pensadores viene a decir que no podemos cerciorarnos nunca de nada por ello mismo –nada se comprende por sí mismo y de ahí la variedad de opiniones y la imposibilidad de la certeza-, y la triste realidad de que nada se puede comprender tampoco por otro medio diferente. En resumen, no hay un criterio de verdad o de la comprensión de la realidad.
[5] Es esclarecedora la breve reflexión de José Ortega y Gasset sobre este tema en “El sentido histórico de la teoría de Einstein”, que el lector puede encontrar en las páginas 231-242 de sus Obras Completas (Madrid, Revista de Occidente, 1947, vol.III), y en Einstein, A., Grünbaum, A., Eddington, A.S., y otros, La teoría de la relatividad, Madrid, Alianza Editorial, pp.164-172.
Categories: Filosóficamente, Pensar

About Author

Rafael Guardiola Iranzo

Licenciado en Filosofía por la Universidad Autónoma de Madrid, ha tratado de conciliar, desde entonces, sus dos hemisferios cerebrales, de acuerdo con sus intereses: de un lado, la Lógica, y de otro, la estética y la reflexión sobre las artes. Profesor de Filosofía desde 1985, en Centros de Bachillerato y Secundaria de Madrid, Palma de Mallorca y Málaga, es el actual Secretario de la Asociación Andaluza de Filosofía, y tiene a gala ser miembro de la Sociedad Española de Filosofía Analítica y coordinar la Plataforma Malagueña en Defensa de la Filosofía. Ha organizado las cuatro ediciones de la Olimpiada Filosófica de Andalucía (las tres últimas, en colaboración con Antonio Sánchez Millán), una clara muestra, a su juicio, del papel social de la Filosofía y una valiosa cantera de pensadores críticos. Empeñado en que la Filosofía esté en el tejido de la vida cotidiana, colabora habitualmente en la sección de Opinión de “El Mirador de Churriana”, Diario Local del Distrito nº8 de Málaga, ciudad en la que trabaja desde 1994. Es, asimismo, autor de traducciones de libros que están en sintonía con sus debilidades especulativas: Cornford, F.M. (1987). Principium sapientiae. Los orígenes del pensamiento filosófico griego. Madrid: Visor; Goodman, N. (1995). De la mente y otras materias. Madrid: Visor; Podro, M. (2001). Los historiadores del arte críticos. Madrid: Antonio Machado Libros; y Fried, M. (2004). Arte y objetualidad. Madrid: Antonio Machado Libros. Ha publicado artículos y reseñas en revistas como Revista de Occidente, Theoria, La balsa de la Medusa, Alfa, Sociedad y Filosofía para Niños y participado en Proyectos de innovación Educativa y Grupos de Trabajo, auspiciados por la Junta de Andalucía. Su mayor mérito: haber recibido ya, por parte del Ayuntamiento de Málaga, un homenaje a su trayectoria como docente, sin haberse jubilado ni haber muerto.

Comentarios

  1. Suomi
    Suomi 3 Enero, 2017, 16:10

    Desde luego la coherencia y la racionalidad no van a ser siempre fuente de felicidad, en todo caso, de certeza. Teniendo en cuenta que “ninguna proposición es verdadera” o que “solo se que no se nada”, la certeza tampoco la puede tomar uno como un mantra. En definitiva, me quedo contigo, pidamos escepticismo para tapear y divertirnos, pero no olvidemos ¡la tortilla de papas!
    Y hablando de Hollywood… creo que la imagen lo dice:”todo está dentro de todo” o “una misma moneda tiene dos caras”

    Reply this comment

Write a Comment

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*