Tres poemas de amor

Tres poemas de amor

Imagen | En el jardín, Renoir

A Edurne Rivero

I


Tu cuerpo repetido, alma nueva
que bajo el árbol de la tarde se mece
junto a la blanca iglesia, se merece
todas las caricias que el aire lleva.


El sol en tu silueta se renueva
y el tiempo que se mueve permanece;
el arco de tu ser vuela y florece
y al cielo tu encendida voz se eleva


y me reclama. Íntegro a ti acudo,
cruzo sombras, y amo tu candor
de clara luna que a mi mano llega.


Enamorado, alegre, absorto y mudo,
contemplo en tus ojos nuestro ardor
de noche acaecida y que se entrega.


II


A deceso destinadas, las tardes se rompen,
las playas quedan yertas, mudas bajo la luna.
Amor remueve el aire, tan libre en su delirio.
Lejos de ti, la nada yace en mi ser vacío.


III


Cuando el alba suspende
la noche en que felices paseábamos
junto al lago —la luna silenciosa
movíase en el agua—, vivo en fulgor de ausencia:
ya todo lo que amábamos


es un lejano ayer que se ha perdido.
Y volver es imposible ¡oh amada!
al presente fugaz de un tiempo ido.
¡Di adiós a los dedos enlazados!
¡Di adiós a las tímidas miradas!


Vivo en fulgor de ausencia:
ayer amé lo que hoy mi dolor revela.

Leer más en HomoNoSapiens |Para que yo me llame Ángel González


Categories: Literaria

About Author

Joaquín Albarracín de la Rosa

Emerson escribió una vez: "Hemos venido a un mundo que es un poema viviente". Esta es la actitud -la pasión- con la que observo y transfiguro el mundo que me rodea. La poesía es la vía que utilizo para pensar cantando. Twitter: @lecotedejoaquin

Write a Comment

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.