Sin-sentidos: ¿a qué sabe la resignación?

Sin-sentidos: ¿a qué sabe la resignación?

Imagen | Laura Árbol 

La resignación sabe como la PAZ, porque era necesaria.

Sabe a caramelo, pero a esos grandes y cremosos que el abuelo llevaba en los bolsillos sin importar la predicción meteorológica.

Tiene matices amargos, como el regaliz que no quisiste comer en tu cumpleaños pero que guardaste en el cajón del escritorio por si acaso.

La resignación era tan importante en nuestras vidas que nos supo a gloria, a pan recién horneado relleno de nueces frescas.

Cuando la encontramos la pusimos en la mesa de la cocina, dentro del expositor de pasteles que siempre estuvo vacío.

Creo que la estaba esperando a ella, con ese olor a esperanza encubierta y ese toque ácido pero divertido.

Nos resignamos con las bocas llenas de azúcar moreno, con las papilas gustativas sonrientes mientras cantaban tu canción favorita.

¡Cómo la estaban esperando!

 

Leer más en Homonosapiens|Sin-sentidos: ¿cómo suena un vaso de plástico cuando lo tiramos vacío al suelo de madera?

Categorías: Literaria, Sin sentidos

Sobre el autor

Gabriela Hidalgo Caldas

Graduada en Psicología por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED). Centrada en la relación entre la salud del aparato digestivo y el estado emocional, prima la visión holística del paciente. Reside en Madrid.

¿Qué estás pensando?

Tu dirección de correo no será publicada con tu comentario.
Los campos requeridos están marcados*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.