MEMO

MEMO

 

Hace tiempo que nos conocemos. Apareció por sorpresa unos años atrás, cuando yo aún era tierna y uniforme.

Llegó e hizo de mí su universo para convertirse, en cuestión de un rayo, en mi nueva vida.

Al principio nuestra relación fue turbulenta, me hacía gritar de dolor y desesperación, no se cansaba. Quiso ocupar un espacio que no era para él, se abrió camino y se llevó por delante parte de mi ingenuidad. Me robó la capacidad de soñar, acabó con mi estructura.

De pronto un día supe cómo sacarle de mi vida, necesité ayuda, no podía hacerlo sola. No conseguimos echarle por completo, pero sí que entendiera que debía devolverme la paz.

Poco a poco fui reconstruyéndome, creando una nueva carcasa para mis nuevos pensamientos. Por fuera parecía la misma, pero por dentro había subido mil escalones. Escalones que no eran para mí, que no pude entender hasta tiempo después, pero que me abrazaron para decirme que todo iba a salir bien.

Memo y yo seguimos juntos, somos indisociables. Pero ya no me llama, ya no me mueve el suelo por el que camino. Se conforma con saber que nos pensamos de vez en cuando y que le considero un compañero de viaje.

Tenemos un pacto, una cita anual. Yo dejo que imanten mi alma, él posa para mí. Nos miramos a los ojos por primera vez en meses y nos aportamos la seguridad de que seguiremos estando el uno para el otro. Siempre.

A veces sueño con que se va, pero me cuesta imaginarme a mí misma sin su espacio ocupado. Quizás esté ahí por algo, quizás sea mi maestro, quizás me recuerde lo importante cuando me salgo del camino.

Memo vive en mi cerebro, se instaló en mi cerebelo y ha decorado el espacio con nuestra historia.

Memo vino para quedarse, y yo ya no me imagino la vida sin él.

Categories: Actuar, Literaria

About Author

Gabriela Hidalgo Caldas

Graduada en Psicología por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED). Centrada en la relación entre la salud del aparato digestivo y el estado emocional, prima la visión holística del paciente. Reside en Madrid.

Escribe un comentario

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*