Literaria

Back to homepage
Literaria

Guayabuna

Nadie sabe de la existencia de Guayabuna, ni siquiera ella misma. Desde lo alto, palpa la amalgama tumultuosa y disecciona todos sus movimientos. Guayabuna se envuelve en texturas verdes, vivas. Abajo, se puede nadar sobre el humo. Se pregunta qué significa esa actividad frenética que parece empezar al pie de la montaña. Es un ir y venir obsesivo como si con el fin de la naturaleza surgieran las ambiciones. Guayabuna se encuentra en el lugar más privilegiado de los cerros

Literaria

El norte de la catarsis

CONTEXTO   Esta es una ciudad del norte. Del norte de algún país, en todo caso del norte del hemisferio norte. Una de esas ciudades con costa, en un día apagado, de marea alta y lleno de atormentadas nubes negras. Un paisaje tan trágico y apocalíptico donde resulta imposible no sentirse en pie. Tenemos ante nosotros el cuadro que pintaríamos si supiéramos pintar la costa de algún norte. Ante esta estampa, lo único que sabemos es que ésta es una

Literaria

(Casi) cruzamos los márgenes

(A partir de “Retrato en verso” de Accidents Polipoètics)   Casi se quema la cocina. Casi nos carbonizamos o casi pudimos ser valientes. A veces, incluso casi rescatamos la magdalena del fondo del vaso. Casi empezamos a vivir de esa manera y a casi dejar todos los vicios para después casi reconocer que no eran vicios, sino costumbres casi revolucionarias. Nos pusimos casi de perfil delante del espejo, casi acostumbradas a cerrar los ojos, casi nunca sabiendo qué hacíamos casi

Literaria

Espere aquí su turno

  Igra espera. Está en un país alejado del lugar donde ella nació, tan lejano y a la vez tan cercano al lugar donde podría haber nacido. Tiene todos los papeles preparados, con todas sus firmas, abajo a la izquierda. Una firma cambiada anualmente, a conciencia, probando nuevas tipografías, nuevas formas. Igra espera y está nerviosa. La revisión anual de identidad le genera una inquietud que se suma a la agitación de sus compañeros de fila. La chica de atrás

Literaria

Las cuatro de la tarde en casa de Gef

Gef está en su casa y son las cuatro de la tarde. No hay ninguna parte de la casa en la que no sean las cuatro de la tarde. En otros entornos, los relojes marcan otras horas y es algo que inquieta a Gef. Él no forma parte de esos entornos en los que no son las cuatro de la tarde. No tiene ningún interés en formar parte de otros entornos, pero tener que aceptar un horario marcado por su